El entorno del colegio Maestro Eduardo Lobillo se ha llenado de colorido y disfraces en la mañana de este viernes con el pasacalles carnavalesco que han protagonizado los alumnos del citado centro.

La iniciativa ha contado con la colaboración de la Delegación municipal de Educación, dirigida por la concejal Esther García, que atendiendo la petición del citado centro, se ha encargado de regular el tráfico a través de la Policía Local, garantizando el seguro paseo de los pequeños. Además, Protección Civil también ha velado por el desarrollo de esta actividad.

Cientos de niños y niñas, muchos de ellos acompañados por sus padres, así como los profesores han vivido una mañana muy especial celebrando el Carnaval con pitos, serpentinas, confeti y canciones.

Han sido también muchos los familiares y vecinos los que se han acercado a disfrutar de este pasacalles, ya tradicional en el centro, en el que pequeños y mayores han celebrado el Carnaval en el ámbito escolar.